NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN. PATRONA, REINA Y SEÑORA DE RUTE.

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN. PATRONA, REINA Y SEÑORA DE RUTE.

Bienvenidos al blog oficial de la Archicofradía de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Rute. Esta página ha sido creada para ser un punto de encuentro de todos los devotos de la Santísima Virgen del Carmen, sempiterna Reina y Señora ruteña. Desde aquí intentaremos recoger todo lo concerniente en torno a nuestra excelsa Patrona y su Archicofradía, así como las actividades de otras instituciones cercanas como el grupo joven de la Archicofradía -'Iuventus Carmeli'- o la comisión pro coronación canónica de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Rute.

Con la ayuda de todos podremos dar a conocer la grandeza de nuestra sagrada Titular, siéndo éste un blog abierto a todo tipo de propuestas y sugerencias.

Sin más:

¡VIVA LA VIRGEN DEL CARMEN! ¡VIVA LA PATRONA DE RUTE! ¡VIVA LA REINA Y SEÑORA! ¡VIVA EL ORGULLO DE NUESTRO PUEBLO! ¡VIVA LA EMPERATRIZ CARMELITANA! ¡VIVA LA MADRE DE DIOS!

lunes, 12 de septiembre de 2016

Dios te salve, Dulce Nombre de María

Texto: Jesús Manuel Redondo Alba
Imágenes: José Macías Granados

  Aprovechamos el hecho de que hoy celebramos la festividad del Dulce Nombre de María, para centrar nuestra mirada en María Santísima del Carmen, Patrona de Rute, a la que los ruteños nos encomendamos en este día para implorarle un buen comienzo de curso y, a la vez, la protección necesaria para nuestras familias en esta vuelta de todos a la bendita rutina del trabajo.

  Gracias a Dios, los ruteños la tenemos a Ella en su Santuario de la calle Toledo para legarle todos nuestros temores e incertidumbres, tras haber vivido junto a Ella un inolvidable verano carmelitano que quedará grabado en nuestros corazones como aliciente para otorgarnos la suficiente fuerza moral para cumplir en el día a día con la misión que nuestro Señor nos tiene a cada uno de nosotros encomendada.

  De esta guisa, querida y adorada Carmelita, dirigimos a ti nuestros ojos misericordiosos para que extiendas sobre tus hijos la protección de tu manto y, manteniéndonos firmes en nuestra fe, sigamos aferrados a tu rostro como el faro que, siempre dotado de luz, nos siga mostrando el camino hacia la salvación.

  El origen de esta fiesta del Dulce nombre de María, se centra en la victoria de la batalla de Viena, en 1683. Lucas, en su evangelio, ya hizo referencia al nombre de la doncella que va a ser la Madre de Dios: “Y su nombre era María”. El nombre de María, traducido del hebreo ‘Miriam’, significa ‘doncella, señora, princesa’.

  Estrella del Mar, feliz Puerta del cielo, como canta el himno Ave Maris Stella. El nombre de María está relacionado con el mar pues las tres letras de mar guardan semejanza fonética con María. También tiene relación con ‘mirra’, que proviene de un idioma semita. La mirra es una hierba de África que produce incienso y perfume.

  En el Cantar de los Cantares, el esposo visita a la esposa, que le espera con las manos humedecidas por la mirra. ‘Yo vengo a mi jardín, hermana y novia mía, a recoger el bálsamo y la mirra’. ‘He mezclado la mirra con mis aromas. Me levanté para abrir a mi amado: mis manos gotean perfume de mirra, y mis dedos mirra que fluye por la manilla de la cerradura’.

  Los Magos regalan mirra a María como ofrenda de adoración. ‘Y entrando a la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, lo adoraron y abriendo sus cofres, le ofrecieron oro, incienso y mirra’. La mirra, como María, es el símbolo de la unión de los hombres con Dios, que se hace en el seno de María. Maria es pues, el centro de unión de Dios con los hombres. Los lingüistas y los biblistas desentrañan las raíces de un nombre tan hermoso como María, que ya llevaba la hermana de Moisés, y muy común en Israel.

  Y que para los filólogos significa hermosa, señora, princesa, excelsa, calificativos todos bellos y sugerentes.

  En la Historia de la Salvación es Dios quien impone o cambia el nombre a los personajes a quienes destina a una misión importante. A Simón, Jesús le dice: ‘Tú te llamas Simón. En adelante te llamarás Kefá, Pedro, piedra, roca, porque sobre esta roca edificaré mi Iglesia’; María venía al mundo con la misión más alta, ser Madre de Dios, y, sin embargo, no le cambia el nombre. Se llamará, simplemente, MARIA, el nombre que tenía, y cumple todos esos significados, pues como Reina y Señora la llamarán todas las generaciones. María, joven, mujer, virgen, ciudadana de su pueblo, esposa y madre, esclava del Señor. Dulce mujer que recibe a su niño en las condiciones más pobres, pero que con su calor lo envuelve en pañales y lo acuna. María valiente que no teme huir a Egipto para salvar a su hijo. Compañera del camino, firme en interceder ante su hijo cuando ve el apuro de los novios en Caná, mujer fuerte con el corazón traspasado por la espada del dolor de la Cruz de su Hijo y recibiendo en sus brazos su Cuerpo muerto. Sostén de la Iglesia en sus primeros pasos con su maternidad abierta a toda la humanidad. María, humana. María, decidida y generosa. María, fiel y amiga.

  María fuerte y confiada. María, Inmaculada, Madre, Estrella de la Evangelización.

  Santísima Virgen del Carmen, Señora y Patrona de Rute: que la protección de tu nombre se extienda a todos los ruteños a través de tu dulcísimo y sereno rostro de Madre y Patrona, y que tu apellido de Carmen, siempre esté presente en esta bendita vuelta a la rutina, perfumando con su aroma de Jardín de Cielo cada uno de los momentos de nuestras vidas.

  Ten por seguro, Madre, que los ruteños siempre estaremos a tu lado haciéndote partícipe de nuestras alegrías, de nuestras incertidumbres, de nuestros logros y de nuestros fracasos. Por algo eres y serás por siempre, Abogada y Patrona de nuestras almas y nuestros corazones.

  Felicidades, Madre, por ese inmaculado, impoluto y luminoso adjetivo de Dulce Nombre de María.

Rute con su Patrona.
Siempre Carmen. Siempre Patrona

¡VIVA LA VIRGEN DEL CARMEN!

¡VIVA LA PATRONA DE RUTE!

¡VIVA LA REINA Y SEÑORA!

¡VIVA SU DULCE NOMBRE!

No hay comentarios: