NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN. PATRONA, REINA Y SEÑORA DE RUTE.

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN. PATRONA, REINA Y SEÑORA DE RUTE.

Bienvenidos al blog oficial de la Archicofradía de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Rute. Esta página ha sido creada para ser un punto de encuentro de todos los devotos de la Santísima Virgen del Carmen, sempiterna Reina y Señora ruteña. Desde aquí intentaremos recoger todo lo concerniente en torno a nuestra excelsa Patrona y su Archicofradía, así como las actividades de otras instituciones cercanas como el grupo joven de la Archicofradía -'Iuventus Carmeli'- o la comisión pro coronación canónica de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Rute.

Con la ayuda de todos podremos dar a conocer la grandeza de nuestra sagrada Titular, siéndo éste un blog abierto a todo tipo de propuestas y sugerencias.

Sin más:

¡VIVA LA VIRGEN DEL CARMEN! ¡VIVA LA PATRONA DE RUTE! ¡VIVA LA REINA Y SEÑORA! ¡VIVA EL ORGULLO DE NUESTRO PUEBLO! ¡VIVA LA EMPERATRIZ CARMELITANA! ¡VIVA LA MADRE DE DIOS!

jueves, 1 de septiembre de 2016

María Dolores Alba Baena puso en el cielo a la Patrona de Rute con un pregón colmado de emotividad, fervor y sentimiento cofrade



Presentada por su esposo, D. Manuel Reina Pacheco, encogió de emoción los corazones de la familia carmelita ruteña con una puesta en escena que elevó a la Patrona de Rute a la máxima potencia de la gloria carmelitana.

Texto: Jesús Manuel Redondo Alba
Imágenes: Radio Rute

Sobre las nueve de la noche del glorioso 14 de agosto, la comitiva formada por la guapísima carmelitana mayor, María Roldán Ordóñez, y su no menos bella corte de honor, Carmen Cobos Sánchez y Mari Trini Sánchez Repiso, arrancaba su desfile rumbo a la parroquia mayor de Santa Catalina mártir, acompañada por los sones de la banda sinfónica municipal de música de Rute.


En dicha comitiva, compuesta por el sr. presidente de la Archicofradía, D. Leopoldo Jiménez Roldán; los hermanos mayores, Jesús Manuel Redondo y Lucía López; junta de gobierno de la Archicofradía y representantes de los grupos políticos del Excmo. Ayuntamiento, encabezados por su alcalde y presidente de la Excma. Diputación Provincial de Córdoba. D. Antonio Ruiz Cruz. Igualmente se encontraba la verdadera protagonista de la noche, nuestra pregonera María Dolores Alba Baena, en cuyo rostro ya se esbozada la grandeza de lo que le esperaba, amén de la ilusión y la responsabilidad añadida que la tarea de ser pregonera supone para la persona que se compromete a ello. Y es que los que hemos tenido la inmensa suerte de pregonar a nuestra Patrona somos conscientes de que hay un antes y un después espiritual en nuestra vida después de ello.

Fue en los mismos escalones de la parroquia mayor de Santa Catalina mártir, a la entrada del cortejo, donde nuestra pregonera empezó a exaltar a nuestra Patrona, pues sus lágrimas de emoción ya presagiaban que iba a ser una noche grande, mágica, inolvidable.... Y desde luego, así lo fue.

Las palabras de D. Francisco Caballero Jiménez, vicepresidente de nuestra Archicofradía, sirvieron para dar la palabra al presentador de la pregonera, D. Manuel Reina Pacheco, quien con sus sentidas y acertadísimas palabras terminó de colmar el vaso de emoción de nuestra pregonera, que tomó seguidamente el testigo de empezar a poner las cosas en su sitio: es decir, de poner a la Patrona de Rute en el cielo, en donde siempre debe estar como excelsa Madre de todos los ruteños.

Tras las palabras previas de agradecimiento, María Dolores Alba Baena, pasó a la acción, repartiendo a diestro y siniestro emotividad y sentimiento cofrade a través del intenso y perfumado aroma de sus palabras, ambientando el altar mayor de Santa Catalina mártir de espiritualidad, profundidad carmelitana, sentimiento y recogimiento, que engancharon carmelitanamente hablando a los asistentes, ansiosos una y otra vez de una nueva cadencia de sus palabras, de una nueva oleada de piropos a la Patrona de Rute o de una nueva alusión a esas personas carmelitanas de pro que, antes y después de ese día, habían estado o estarán haciendo posible esa frase que nuestra pregonera puntualizó una y mil veces a base de sentimiento: siempre Carmen, siempre Patrona.

Tras una primera y excepcional parte de su pregón, cargada de un profundísimo sentimiento cristiano, María Dolores Alba dignificó uno por uno (en un detalle que la honrará por siempre y que llenó de lágrimas a cada uno de los cofrades aludidos) a todos los compañeros de la antigua junta de gobierno y a las nuevas incorporaciones de la actual, rindiendo un merecido homenaje tanto a D. Francisco Caballero Jiménez (anterior presidente, como cabeza de la junta de gobierno que hizo posible la puesta en marcha del proceso de coronación canónica de nuestra Patrona) como al presidente actual, D. Leopoldo Jiménez Roldán, como encargado de culminar junto con la actual junta de gobierno dicho proceso de coronación .

A partir de ahí, todo fue magia, belleza literaria, explosión carmelitana, delicadeza prosística y nostalgia, excepcionalmente puesta en escena por una persona como Loli Alba, esbozada como persona a partir de su sentimiento a la Virgen, sentimiento que siempre dirigirá y conducirá su vida hasta alcanzar un día la ansiada meta de nuestra salvación.

De esta guisa, y empujada magistralmente hacia la gloria carmelitana de esa noche, con los soplos de hermosura musical del violín de Luis Manuel Jiménez, María Dolores Alba terminó de encumbrar y de vestir de gloria eterna a María Santísima del Carmen ensalzando tres palabras que, sin duda alguna, fueron las que resumieron su magnífico pregón: DEVOCIÓN, PATRONAZGO Y CORONACIÓN, esa que anhela y ansía el pueblo de Rute y que sirvió como colofón de una soberbia oda a la Reina y Señora de Rute, que todos guardaremos siempre como tesoro imborrable en nuestro corazón carmelita.

Querida Loli: decía John Nash (Premio Nobel de Economía en el año 1994), “…que lo que distingue lo real de lo irreal está siempre en el corazón”. Gracias, estimada Loli, por desmontar dicha aseveración con tu pregón pues, gracias a tus palabras, colmadas de efusividad, tesón, entrega y belleza eliminaste esa noche la línea que separa Tierra y Cielo, haciendo de lo real e irreal lo mismo, gracias a la reina y hermosura del Carmelo…

No obstante lo anterior, durante unos días, estimada compañera, me quedaré con nuestra Patrona en el Cielo, en el idílico e inalcanzable (por ahora) lugar donde la dejaste…
Enhorabuena, compañera…..


¡VIVA LA VIRGEN DEL CARMEN!
¡VIVA LA PATRONA DE RUTE!
¡VIVA LA REINA Y SEÑORA DE NUESTRA DEVOCIÓN!
¡VIVA LA EMPERATRIZ CARMELITANA!
 






















No hay comentarios: