NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN. PATRONA, REINA Y SEÑORA DE RUTE.

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN. PATRONA, REINA Y SEÑORA DE RUTE.

Bienvenidos al blog oficial de la Archicofradía de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Rute. Esta página ha sido creada para ser un punto de encuentro de todos los devotos de la Santísima Virgen del Carmen, sempiterna Reina y Señora ruteña. Desde aquí intentaremos recoger todo lo concerniente en torno a nuestra excelsa Patrona y su Archicofradía, así como las actividades de otras instituciones cercanas como el grupo joven de la Archicofradía -'Iuventus Carmeli'- o la comisión pro coronación canónica de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Rute.

Con la ayuda de todos podremos dar a conocer la grandeza de nuestra sagrada Titular, siéndo éste un blog abierto a todo tipo de propuestas y sugerencias.

Sin más:

¡VIVA LA VIRGEN DEL CARMEN! ¡VIVA LA PATRONA DE RUTE! ¡VIVA LA REINA Y SEÑORA! ¡VIVA EL ORGULLO DE NUESTRO PUEBLO! ¡VIVA LA EMPERATRIZ CARMELITANA! ¡VIVA LA MADRE DE DIOS!

miércoles, 19 de junio de 2013

NUEVO VIAJE ORGANIZADO POR EL GRUPO JOVEN





3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola tengo una duda, a ver si alguien me la resuelve, por que se esta cambiando el escudo del Carmen gracias y saludos.

Ntra. Sra. del Carmen dijo...

Buenas tardes.

Es interés de esta Junta de Gobierno homogeneizar el tema de los escudos. Para ello, nos hemos asesorado acudiendo a los ejemplos más antiguos que aún conservamos en nuestro patrimonio, como el escudo del siglo XVIII del antiguo retablo labrado en mármol rojo -que hoy se encuentra tras el retablo de pan de oro de Guzmán Bejarano- o el Escapulario bordado más antiguo. Además, con casi total seguridad, la advocación de Ntra. Sra. del Carmen vino a Rute desde el convento de Carmelitas Descalzos de Lucena o de Benamejí.

Un cordial saludo y gracias por tu comentario.

tatovaral dijo...

Me llama la atención, que para un carmelita, el único tema de comentario y la única preocupación en este blog, sea el escudo.
Bueno viendo que se escuda en el anonimato, ¡quizas no sea carmelita!