NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN. PATRONA, REINA Y SEÑORA DE RUTE.

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN. PATRONA, REINA Y SEÑORA DE RUTE.

Bienvenidos al blog oficial de la Archicofradía de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Rute. Esta página ha sido creada para ser un punto de encuentro de todos los devotos de la Santísima Virgen del Carmen, sempiterna Reina y Señora ruteña. Desde aquí intentaremos recoger todo lo concerniente en torno a nuestra excelsa Patrona y su Archicofradía, así como las actividades de otras instituciones cercanas como el grupo joven de la Archicofradía -'Iuventus Carmeli'- o la comisión pro coronación canónica de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Rute.

Con la ayuda de todos podremos dar a conocer la grandeza de nuestra sagrada Titular, siéndo éste un blog abierto a todo tipo de propuestas y sugerencias.

Sin más:

¡VIVA LA VIRGEN DEL CARMEN! ¡VIVA LA PATRONA DE RUTE! ¡VIVA LA REINA Y SEÑORA! ¡VIVA EL ORGULLO DE NUESTRO PUEBLO! ¡VIVA LA EMPERATRIZ CARMELITANA! ¡VIVA LA MADRE DE DIOS!

sábado, 18 de agosto de 2012

CRÓNICA DEL DÍA DEL CARMEN EN "RADIO RUTE"


A continuación pueden leer la noticia publicada por Radio Rute el Día del Carmen de 2012.
Pinchando aquí pueden acudir la noticia y en Galería Fotográfica pueden acceder a las instantáneas publicada en su web.



La tradición, el fervor y la nostalgia se revivieron de forma renovada con la procesión de la Virgen del Carmen por las calles de Rute.


30/07/12 18:00
RADIORUTE.COM

Llegó el día grande. Los triduos (el del aniversario del patronazgo en febrero y el de la onomástica), el traslado del último domingo de julio o las noches de novena constituyen un más que digno preámbulo donde se rinden honores a la Patrona de Rute. Y de cada uno de estos instantes la gente tiene un momento que recuerda con especial predilección. Pero toda la efervescencia en torno a la Virgen del Carmen se concentra de modo especial en unas treinta horas: las que arrancan cada año en el crepúsculo del 14 de agosto, con el pregón  y la coronación, y se prolongan hasta la madrugada del 15 al 16. Así ocurrió un año más. Poco importa que sean los mismos acontecimientos que se llevan repitiendo desde toda la vida. Como bien apuntó en el pregón de la víspera Dolores López, cada año se reviven con una mezcla de fe e ilusión tan renovadas que parece que, en efecto, fuera la primera vez que se dan. Fe obvia entre quienes la profesan a la Virgen del Carmen. E ilusión por recuperar las raíces, las vivencias que han acompañado desde la niñez, ésas que hacen que, incluso quienes viven fuera de Rute, hagan en estas fechas un esfuerzo por volver unas horas a su pueblo natal.

Es ese cúmulo de sensaciones intangibles, pero que de algún modo se palpan, el que va creciendo a lo largo de la jornada del 15 de agosto. Se respira desde la diana de la Banda Municipal, se siente en la solemne función religiosa de la mañana, incluso en el jolgorio del pasacalles de gigantes y cabezudos que organiza la concejalía de Festejos para los más pequeños. Pero cristaliza de manera especial cuando dan las nueve de la noche y la Virgen del Carmen desciende, aupada por los costaleros, la escalinata de Santa Catalina. Sumándose a esas tradiciones renovadas, lo cierto es que la procesión presentaba este año importantes novedades. Por ejemplo, la Patrona lucía la flamante banda y el fajín de mando del general don Juan de Leste Cisneros, general jubilado del Ejército del Aire. El acto oficial de entrega de esta banda había tenido lugar en la función religiosa. En representación del general, se había encargado de entregarlo un ruteño, el teniente coronel médico Antonio Isidoro Roldán. En este contexto, también cabe destacar que este año se ha recuperado la presencia de representantes de la Policía Local y Nacional como escoltas de la Virgen.

Las novedades no se quedaron ahí. A las nueve en punto de la noche todo estaba listo para que arrancara la procesión. No hubo retraso, entre otras cosas, porque, como había adelantado el tesorero Leopoldo Jiménez, todo se había preparado dentro de la iglesia, con objeto de dar mayor fluidez a esa salida. Otra novedad era el haber optado por la Agrupación Musical “Los Polillos”, de Cádiz, en detrimento de las sevillanas de otras ediciones. Eso sí, para cerrar el desfile no podía faltar la Banda Municipal de Rute. Entre medias, las autoridades políticas, el clero y los representantes de las hermandades y cofradías locales (muchas de ellas renovadas en sus juntas de Gobierno) recorrieron las calles céntricas del municipio.

Hacia la medianoche la Virgen llegó al Paseo Francisco Salto, donde esperaba otra novedad de estas fiestas: el arco que corona el pórtico de entrada, que ha sido rediseñado por la Agrupación Cultural Nuestra Señora del Carmen. Una vez en el Paseo, se repitió algo que en apenas un lustro se ha consolidado como una costumbre y parte imprescindible del desfile: el momento en que un grupo de costaleras mece a la Virgen al compás del himno de Pemán y la Salve Marinera (segunda vez que sonaba en la noche, después de haberse oído en el Círculo de Rute la versión grabada “a capela” por Diana Navarro). Terminado este momento intimista, se procedió a la quema de la colección de fuegos artificiales.

De regreso a su ermita de la calle Toledo, aún aguardaba otra sorpresa. Es habitual que, al llegar a las puertas del Ayuntamiento, se vuelva a mecer a la Virgen al compás de la música. Lo insólito ha sido la melodía elegida este año. Se trataba de “Nuestra Carmelita”, antigua pieza musical a la que Julián Sánchez, uno de los Hermanos de la Aurora, ha puesto letra. La interpretación conjunta se pudo escuchar gracias a la adaptación realizada por la Banda Municipal. Durante el resto del trayecto se repitió el pasodoble “Reina y Señora”, compuesto en su letra y música por otro ruteño, Francisco López González. La Virgen llegó a su templo bajo el ritmo cascabelero de esta melodía. Allí descansa ya para quien quiera acercarse de forma más reservada. Sólo falta otro año para que la tradición y los recuerdos vuelvan a reinventarse.


No hay comentarios: